¿Y mi abrazo?

Donde están mis abrazos, donde la piel erizada, donde la afectividad que emana de la cercanía y el perfume que destilaba de ti, para compartir. Renunciamos, por proteger a quien queremos, a quienes hacen de nuestra vida en conjunto un lugar al que regresar siempre que la vida lo permita. 

 

Donde se quedó el bullicio de las calles, el trajín de las aceras. Se cambió por los aplausos de las ocho, la cacerolada de las nueve, los conciertos de balcón, para romper el silencio del miedo de puertas adentro. Se llenaron los portales de caminos separados, se convirtieron los ascensores en unipersonales, ataviados de mascarillas y guantes.

 

Los rellanos aparcaron el calzado en la puerta de la casa, las tiendas se convirtieron en citas a ciegas y programadas, las aceras en colas interminables de a dos metros. Convertimos los días en franjas horarias, marcadas por generación y normas, con órdenes de no alejamiento, el kilómetro, la nueva distancia a no rebasar.

 

Descubrimos que salir a cenar, era quedarse en casa y que el restaurante aterrizaría en el felpudo del umbral de tu casa en forma de packaging¹  y riders² con bicicleta, sin contacto previo. Que se aceleró el fin del dinero de papel y se impuso el de plástico. Hacer shopping sin salir de casa, que la habitación se convirtió en probador, la terraza en gimnasio, las tablets en maestros, los padres en animadores, cuidadores, entrenadores.

 

El estrés corporativo se instaló en el salón, mientras las video-reuniones, tenían efectos sonoros de llantos, broncas y apariciones estelares de extras cinematográficos de ocasión. El “dress code”³, de cintura para arriba, que en la mitad inferior se impuso el pijama, el chándal y las zapatillas de andar por casa.  

 

Y aunque todo cambio, ya veremos si para siempre, yo sigo necesitando el abrazo, sentir tu calor y el afecto que traslada en cada ocasión.

  


Patxi Blázquez

Packaging1 .- Embalajes personalizados, para alimentos.  
Riders2 .- Repartidores a domicilio.
Dress Code3 .- Código de vestimenta.

Deja un comentario