Personal en Ataque

Francisco Umbral publicó en el año 1983 ‘Diccionario cheli’, obra en la que se atrevió a recoger la jerga juvenil de los tiempos de la Movida madrileña, lo que en aquella época supuso toda una novedad. De esta manera, Umbral recogía expresiones a las que definió como «un argot generacional», términos que, con el paso del tiempo han tenido que ser aceptados por la Real Academia de la Lengua Española. En honor a él y porque me sale el barrio, cambio de registro y de vocabulario para Esbozar tu Risa.

Otra de mi inseparable, como ya sabéis los fieles, él es mucho más de ocuparse, que de preocuparse, Más de caminar con paso calmado pero imparable, que de carreras y traspiés. Por eso os paso a contar lo que aconteció.

Hacía algún tiempo que a su copia de cariotipo homocigótico, es decir XX, o sea su hermana, que se había pillado una “Keli” a estrenar en el foro y la iba a dar una vuelta. Contrato el laboro y se las prometía felices, pero nada más lejos de la realidad, porque mientras estaba en medio del fregao, se desato un desasosiego cercano a la estafa. El constructor era de esos que tienen la cara de mármol del mismo carrara. Un tipo que decía que haría lo que no pensaba hacer, y para rematar lo que hacía no lo ejecutaba, ni en tiempo, no en forma, pero eso sí, que lo cobraba como si se tratase del mismo Fran Gerhy. Así que con esos mimbres el desaire estaba servido.

Después de que la hermana intentase de mil maneras distintas resolver la cuestión, que consistía básicamente en que acabase la reforma bien hecha y a tiempo, no obtuvo el éxito deseado en repetidas ocasiones. Y llegados al colmo de la paciencia, se encendió la luz roja y le llegaron los destellos hasta mi General. Y el que no es de pasar palabra, ni ponerse de perfil, (porque además creo que ocupa lo mismo que de frente), se llegó hasta la keli de su prójima a intentar, mediar o resolver.

Mal asunto “paleta“, (me dije pa mis adentros, pensando en el constructor), te has metido en un Jari chungo. Yo sé que mi General no es de voces, pero pinta que o te orientas cercano a la linde o vas a pillar.

Dicho y hecho, citan al propio en la Keli en cuestión y allí están las tres patas “pa un banco” los hermanos y el del yeso. Tras romper el hielo, y visto el comienzo, se masca la tragedia. Lejos de aflojar y venirse a razones, el contratista se viene arriba y desata la húmeda. Le pega un repaso a los interlocutores, que atónitos asisten a la verborrea del interfecto, fuera de sí y que finaliza con insultos al respetable y se queda tan tranquilo.

La respuesta no se hace esperar, dos manos como “praos” le toman por la solapa y en ese momento los “pinreles” despegan del suelo. En levitación involuntaria, pierde el sustento que le hasta ese momento le garantizaba la gravedad y ante la evidencia se abandona a su suerte. Mientras un lanzamiento perfecto le desplaza en milésimas de segundo, del pasillo donde se desarrollaba la improvisada reunión al descansillo del rellano.

Teniendo en cuenta la aceleración y la inercia, el resultado es un aterrizaje, que termina con su cuerpo estrepitosamente sobre el gres del hall de ascensores con derrape y salida de pista incluida. Se hace un silencio cercano al que antecede a la tempestad y una vez comprueba “el paleta” que puede desplazarse por medios propios. Se incorpora aun sin evaluación de daños y con alteración de esfínteres incluido, decide borrarse, salir de naja, darse el piro, de la escena y hacer “mutis por el foro”, mientras desplaza su cuerpo lo más rápido y lejos posible del tsunami que le acaba de pillar.

Y es que sobrevaloro su pose y subestimo la amenaza. En esta vida para sobrarse debe asistirte la razón o la fuerza, después que se alineen los planetas y por último que no te encuentres de frente con mi General “encabronao”. Si tienes los “santos” de mezclar todas las imprudencias que hizo el constructor, le pones dos hielos y lo riegas de mala suerte, el resultado es un revolcón con todos los gastos pagados y unos días en la piltra recomponiéndote el chasis, y una vez en la calle, dos semanas mirando hacia atrás cada dos pasos. En fin que no compensa ir por la vida de chungo y querer ganar el parné por la face.

Pa hacertelo corto” a día de hoy la casa está terminada por otro constructor más legal, y con un resultado fetén, tras denuncia y juicio contra mi general se le absuelve por incomparecencia del denunciante.

Y digo yo, que no se vería el muchacho reconstruyendo los hechos, que probablemente tenga desde ese día aerofobia crónica y que la prudencia se haya convertido en una constante en su vida. Que por las noches en la piltra le cuesta sobar si recuerda los hechos y le entra el canguelo, y que en lugar de darse a priva como solución, prefiere pasar del marrón de encontrarse de frente con mi primo, por mucha toga que rodee el momento.

Sea lo que sea prefirió no darse un garbeo por el juzgado y dar por buena la lección aprendida.

CARIOTIPO HOMOCIGÓTICO XX: El gameto femenino que determina el sexo.

CANGUELO: Temor

CHUNGO: Malo

CURRAR: Trabajar

FETEN: Excelente.

MOLAR: Gustar

PARNE: Dinero

PILTRA: Cama

PINREL: Pie

PRIVA: Bebida alcohólica

SOBAR: Dormir

KELI: Casa

FREGAO: Movida, altercado, problema.

PALETA: Trabajador u operario del gremio de la construcción

FRAN GERHY: Galardonado Arquitecto de prestigio internacional.

FACE: Cara.

LEGAL: Buena gente.

MARRON: Problema

Deja un comentario